Jesús Adrian Romero - Indomable

Cuando trataron de mirar la cara de aslan, solo pudieron vislumbrar una melena dorada y unos ojos
inmensos, majestuosos, solemnes, e irresistibles,
se dieron cuenta que eran incapaces de mirarlo.