martes, 18 de noviembre de 2014

Guillermo Maldonado - El propósito Original de los diezmos y las ofrendas

¡Bienaventurada tú, tierra, cuando tu rey es hijo de nobles, y tus príncipes comen a su hora, para reponer sus fuerzas y no para beber! Por la pereza se cae la techumbre, y por la flojedad de las manos se llueve la casa. Por el placer se hace el banquete, y el vino alegra a los vivos; y el dinero sirve para todo.
Eclesiastes 10: 17-20


Anterior
Siguiente

www.Enhacore.com  Devocionales Cristianos  Reflexiones Cristianas  Bebuchis Imagenes  Blogs Cristianos  Christian Videos Videos Cristianos  Amigos Cristianos  Tus Amigos Cristianos   Videos Cristianos - Musica Cristiana  Testimonios y Biografias Cristianas