viernes, 18 de noviembre de 2011

Adal Ramones testimonio de conversion

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.
Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre.
Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.
Juan 8:34-36.


Anterior
Siguiente