lunes, 24 de octubre de 2011

Apostol Sergio Enriquez - El Arte del Gobierno

Palabra fiel es ésta: Si alguno aspira al cargo de obispo, buena obra desea hacer. Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, no dado a la bebida, no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso. Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad... (1 Timoteo 3:1-4 LBLA)

Anterior
Siguiente