viernes, 16 de septiembre de 2011

Claudio Freidzon - El Señor sana nuestras heridas

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.
Salmos 23:5-6.

Anterior
Siguiente