viernes, 29 de abril de 2011

Miriam Lima de Bravo - Quitate la Mascara - Parte 2

Pero el recaudador de impuestos, de pie y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "Dios, ten piedad de mí, pecador."
Os digo que éste descendió a su casa justificado pero aquél no; porque todo el que se ensalza será humillado, pero el que se humilla será ensalzado.
Lucas 18:13-14.

Anterior
Siguiente