viernes, 8 de enero de 2010

Tercer Cielo - Mi Ultimo Dia

Por tanto, puesto que Cristo ha padecido en la carne,
armaos también vosotros con el mismo propósito, pues
quien ha padecido en la carne ha terminado con el pecado,
para vivir el tiempo que le queda en la carne, no ya para las
pasiones humanas, sino para la voluntad de Dios.
1Pe 4:2

Anterior
Siguiente